Manifestaciones motoras

Hemiparesia

Debido generalmente a la falta de oxígeno (hipoxia) en el hemisferio afectado por el angioma leptomeníngeo, la mayoría de los pacientes con el SSW sufren hemiparesia. La hemiparesia es por tanto una condición neurológica que dificulta el movimiento de una mitad del cuerpo pero sin llegar a la parálisis (hemiplejia). Supone una disminución de la fuerza motora en el brazo o la pierna del lado contrario al del hemangioma cerebral afectado. Así, si un paciente tiene afectación cerebral en el hemisferio derecho, sufrirá posiblemente problemas de hemiparesia izquierda.

La hemiparesia puede ser leve o moderada, en función de su impacto. Se recomienda la realización de terapias de atención temprana, estimulación precoz y fisioterapia desde muy pequeños para ayudar al desarrollo psicomotor del bebé. Cuando hablamos del niño con hemiparesia, uno de los aspectos que más preocupa tanto a padres como a profesionales es que sea lo más hábil posible con su mano y que la use (“que la integre”).

La hemiparesia comúnmente aparece por primera vez después de un episodio de epilepsia y puede llegar a ser más severa con la recurrencia de las mismas. Sin embargo, es habitual detectar en bebés, una preferencia demasiado temprana para su edad (la lateralidad se define en la infancia hacia los 4-5 años de edad) en la utilización del lado “sano”, lo que suele avisar sobre un posible diagnóstico de hemiparesia del lado contrario.

Siguenos en facebook
Siguenos en Twitter